La inauguración de un fablab para niños en la sede de cada uno de los socios es el principal resultado concreto que persigue el proyecto.

Para perfilar la definición compartida y la cocreación de los fablabs para niños, los socios se inspiran en el movimiento desarrollado por el Centre for Bits and Atoms del MIT, donde el profesor Neil Gershenfeld impartió su primer curso de diseño y fabricación digitales en 1998. De acuerdo con el concepto de fablab, se facilitan al público espacios abiertos para acceder a herramientas, formación y proyectos de fabricación digital. Durante su evolución y difusión globales, el concepto de fablab también se ha beneficiado del gran interés social que despiertan las actividades de making,hackingy tinkering.

La preparación de nuevos espacios de cocreación, en los que organizaremos talleres sobre la base de lo aprendido en los talleres transnacionales, tendrá un impacto positivo en el contexto local de los socios. Se incluirá una nueva gama de actividades en el programa habitual de los socios, que permitirán la aparición de nuevas interacciones con un público diverso, desde la infancia a las escuelas, pasando por las familias.

Al final del proyecto, cuatro fablabs para niños se abrirán oficialmente al público en Explora, Labora, el National Print Museum y Neàpolis.